RFID Software, sistemas, tags, etiquetas y lectores » RFID Preguntas habituales

RFID Preguntas habituales


La identificación automática, o Auto ID, o AI,  IA, en su forma abreviada, es un término amplio con el que se denomina a un grupo de tecnologías que se emplean para ayudar a que las máquinas identifiquen distintos tipos de objetos. Con frecuencia la ID Automática se asocia con la captura automática de datos. Es decir, que las empresas desean poder identificar objetos, captar información acerca de los mismos y de alguna manera introducir esta información en una computadora sin tener que recurrir a que los empleados tengan que hacerlo manualmente mediante un teclado. El objetivo de la mayoría de los sistemas de Auto ID es el aumentar la eficiencia, disminuir los errores en la introducción de la información y el liberar al personal para que pueda realizar labores con mayor valor agregado, como ser ofreciendo servicios al cliente. Existe una variedad de tecnologías que se agrupan bajo el paraguas de la Auto ID. Estas incluyen los códigos de barras, las tarjetas inteligentes, los sistemas de reconocimiento de voz, algunas tecnologías biométricas (por ejemplo, los escaneos de retina), reconocimiento óptico de caracteres (OCR) y la identificación por radio frecuencia (RFID).

¿Qué es la RFID?

La Identificación por radio frecuencia, o RFID, es un término genérico para definir tecnologías que emplean ondas de radio para identificar de manera automática a personas u objetos. Existen varios métodos de identificación, pero el más común es el almacenar un número de serie que identifica a una persona o a un objeto, y tal vez otra información, en un microchip que se anexa a una antena (el microchip y la antena en conjunto se denominan transpondedor de RFID o etiqueta de RFID). La antena permite que el microcircuito transmita la información de identificación a un lector. El lector convierte las ondas radiales emitidas por la etiqueta RFID en información digital que puede ser pasada a ordenadores que la pueden usar.

¿Es mejor usar la RFID que usar los códigos de barras?

La RFID no necesariamente es mejor que los códigos de barras. Las dos son tecnologías distintas y poseen diferentes aplicaciones, que en ocasiones se sobreponen. La más importante diferencia entre las dos, es que los códigos de barras son una tecnología de visión directa. Lo que quiere decir, que un lector escáner debe "ver" el código de barras para poder leerlo, lo que implica que con frecuencia debe haber alguien que oriente el código de barras hacia el escáner para que éste lo pueda leer. En cambio, la identificación por radio frecuencia no requiere una isión directa. Las etiquetas de RFID pueden ser leídas en tanto se encuentren en el ámbito de acción del lector. Los códigos de barras tienen así mismo, otros inconvenientes. Si una de las etiquetas está rasgada, o si está sucia o si se perdió, no hay manera de poder escanear el objeto, y los códigos de barras estándares normalmente identifican únicamente al fabricante y al producto, no así al objeto mismo, aunque sí es posible y es la tendencia actual en los códigos 2D. En el actual mundo del Retail, el código de barras en un cartón de leche es exactamente el mismo que el que aparece en los otros, haciendo que sea imposible identificar a cuales podrían llegar primero a la fecha de expiración. No así en un código GS1 Datamatrix, donde habitualmente también encontramos la caducidad del producto y su lote de fabricación.

¿Reemplazará la RFID a los códigos de barras?

Es poco probable. Los códigos de barras son de bajo costo y son efectivos para cumplir con ciertas tareas, pero la RFID y los códigos de barras coexistirán durante muchos años.

¿Cuál ha sido el motivo para que la RFID no se haya generalizado hasta ahora?

En la actualidad existen normas estandarizadas bien establecidas para el funcionamiento de sistemas de RFID de alta y baja frecuencia, y estas tecnologías tienen un uso extendido. Por ejemplo, se utilizan etiquetas de baja frecuencia (LF) para realizar el rastreo de ganado en muchas partes del mundo. La alta frecuencia (HF) se utiliza en sistemas de control de acceso a edificios, aplicaciones de ticketaje o etiquetado, y en inmovilizadores de automóviles. La Frecuencia Ultra Alta (UHF) es relativamente nueva. Los primeros productos con UHF no llegaron al mercado hasta el año 2003, y la primera norma ISO para la UHF, no se aprobó hasta el año 2005. Otro de los temas relacionados con la UHF ha sido su fiabilidad. Las primeras etiquetas no siempre se leían de forma correcta cerca de líquidos o metales. Sin embargo, esta tecnología ha mejorado significativamente en los últimos años. Por último, no había soluciones de software que aprovecharan las ventajas de la información de la RFID para resolver la problemática de industrias específicas. Esto también está comenzando a cambiar, cada año se van introduciendo más soluciones de software en el mercado.

¿De qué manera usan en la actualidad las empresas la RFID?

Miles de empresas alrededor del mundo emplean en la actualidad la RFID para mejorar su eficiencia interna. muchas empresas utilizan la RFID para mejorar la eficiencia de sus líneas de producción. Las Granjas usan la RFID para administrar sus cosechas y sus cabañas ganaderas. Se utiliza la RFID para mejorar el uso eficiente de los contenedores en muchos puertos. Muchas empresas están usando la RFID para una amplia gama de aplicaciones.

¿Cuáles son algunas de las aplicaciones más comunes de la RFID?

La RFID se utiliza para muchas funciones, desde el rastreo de ganado y de mascotas hasta la activación de equipo en pozos petrolíferos. Las aplicaciones más comunes son los sistemas de pago (por ejemplo el VIA Tag), el control de acceso y presencia y el seguimiento de los activos. De manera creciente empresas de los sectores de comercialización, vestimenta, aeroespacial, defensa, manufactura, productos empaquetados de consumo y de productos farmacéuticos están ensayando cómo usar la RFID para hacer el seguimiento de sus productos en las cadenas de suministro. Los proveedores de equipamiento médico, las utilitiesy las empresas constructoras están usando sistemas de RFID para hacer el seguimiento de sus equipos de gran tamaño, de herramientas y de vehículos.

¿Cómo funciona un sistema de RFID?

Un sistema de RFID está constituido por un lector y un transpondedor (o etiqueta o tag), que generalmente está provisto de un microchip con una antena. Existen diferentes tipos de sistemas RFID, pero por lo general el lector envía ondas electromagnéticas con una señal con la cual la etiqueta debe responder. Las etiquetas pasivas no cuentan con una fuente de energía propia. Captan su energía del campo generado por el lector y la utilizan para proveer de energía a los microcircuitos del chip. A continuación, el microchip modula las ondas que la etiqueta envía al lector, que convierte las nuevas ondas en información digital. Las etiquetas activas poseen una fuente de energía propia y emiten su señal. Los sistemas de ubicación en tiempo real no responden a las señales del lector, pero en cambio emiten sus señales en intervalos fijos. Los lectores captan esas señales y luego se utiliza algún software para calcular la ubicación de la etiqueta.

¿Cuál es la diferencia entre las frecuencias baja, alta y ultra alta?

De la misma manera en que su radio sintoniza diferentes frecuencias para escuchar distintos canales, las etiquetas y lectores de RFID deben sintonizarse en la misma frecuencia para poder comunicarse entre sí. Los sistemas de RFID utilizan muchas frecuencias diferentes, pero por lo general las más comunes son las frecuencias bajas (alrededor de 125 KHz), las frecuencias altas (13.56 MHz) y la frecuencia ultra alta o UHF (860 a 960 MHz). Algunas aplicaciones utilizan las microondas (2.45 GHz). Las ondas de radio se comportan de diferentes maneras con las diferentes frecuencias, así que se debe elegir la frecuencia correcta para la aplicación correcta.

¿Cómo puedo conocer cuál frecuencia es la correcta para mi aplicación?

Diferentes frecuencias tienen diferentes características que las hacen más útiles para distintas aplicaciones. Por ejemplo, las etiquetas de baja frecuencia utilizan menos energía y penetran de mejor manera las sustancias no metálicas. Son ideales para escanear objetos con un alto contenido de agua, como ser fruta, pero su distancia de lectura de centímetros, que se limita a menos 1 metro. Las etiquetas de alta frecuencia funcionan de mejor manera con objetos metálicos y pueden funcionar con objetos con alto contenido de agua. Tienen un área máxima de lectura de aproximadamente 1 metro. Las frecuencias UHF ofrecen de manera característica mejores distancias de lectura y pueden transmitir la información más rápidamente que las frecuencias bajas y altas, pero utilizan más energía y tienen menos probabilidades de atravesar diferentes materiales. Debido a que tienen menosa poder de penetración requieren una ruta más despejada entre la etiqueta y el lector. Las etiquetas de UHF pueden ser mejores para escanear cajas de mercancías conforme pasan por una puerta de recepción en un almacén. Lo mejor es trabajar con un consultor, integrador o vendedor que tenga conocimientos para que ayude a elegir la frecuencia correcta para ser utilizada.

¿Utilizan todos los países las mismas frecuencias?

No. Los distintos países han asignado diferentes partes del espectro de radiofrecuencia para la RFID, de manera que ninguna tecnología en sí satisface óptimamente todos los requerimientos de los mercados existentes y potenciales. La industria ha trabajado  para estandarizar y normalizar las principales bandas de RF: baja frecuencia (LF), de 125 a 134 kHz, alta frecuencia (HF) de 13.56 MHz. y frecuencia ultra alta (UHF), de 860 a 960 MHz. La mayor parte de los países han asignado las zonas de 125 o 134kHz del espectro para los sistemas de baja frecuencia. La zona de 13.56 MHz se usa en todo el mundo para los sistemas de alta frecuencia (con algunas excepciones), pero los sistemas de UHF existen solamente desde la segunda mitad de la década de los años 90 y los diferentes países no han acordado una sola zona del espectro de la UHF para la RFID. El ancho de banda en la Unión Europea va desde los 865 hasta los 868 MHz, con los interrogadores con la capacidad de transmitir a máxima potencia (2 vatios ERP) en el centro del ancho de banda (865.6 hasta 867.6 MHz). El ancho de banda para la RFID de UHF en América del Norte, va desde los 902 a los 928 MHz, con lectores capaces de transmitir a máxima potencia(1 vatio ERP) para el mayor rango de ese ancho de banda. Australia ha asignado el rango de 920 a 926 MHz para la tecnología RFID UHF. Los canales de transmisión europeos están restringidos a un ancho máximo de banda de 200 kHz, en contraposición a 500 kHz, en Norte América. China ha aprobado anchos de banda en los rangos de 840.25 hasta 844.75 MHz y entre 920.25 hasta 924.75 MHz para las etiquetas y lectores de UHF que se utilizan en ese país. Muchos otros dispositivos usan el espectro de la UHF, así que tomará años para que todos los gobiernos acuerden establecer una sola banda de UHF para la RFID.

¿Qué cantidad de información puede almacenar una etiqueta de RFID?

Esto depende de la aplicación y el tipo de etiqueta, pero generalmente la etiqueta no almacena más que 2 kilobytes (KB) de información—lo suficiente para almacenar algo de información básica sobre el objeto al que está adosado o vinculado. Las etiquetas simples tipo "placa de matrícula" contienen solamente un número de serie de 96 bits o de 128 bits. Las etiquetas simples son más fáciles de fabricar y son más económicas. La industria aeroespacial desea almacenar historias de las partes o repuestos en etiquetas de alta capacidad de memoria, lo que ha llevado a usar etiquetas pasivas de UHF que almacenan entre 4KB y 8KB de información.

Cuál es la diferencia entre las etiquetas de RFID de lectura únicamente y las etiquetas de RFID de lectura escritura?

Los microchips de las etiquetas de RFID pueden ser de lectura-escritura, de lectura únicamente o de "escribir una vez, leer muchas veces" (WORM). Con los chips de lectura-escritura, se puede agregar información a la etiqueta o escribir sobre la información existente cuando la etiqueta se encuentra en el entornode un lector. Generalmente las etiquetas de lectura-escritura poseen un número de serie que no puede ser sobrescrito. Puede emplearse bloques adicionales de datos para almacenar información adicional sobre los artículos vinculados con la etiqueta. Estos bloques de información pueden habitualmente cerrarse para impedir que la información sea sobrescrita. Los microchips de lectura únicamente tienen información que se almacena durante el proceso de fabricación. La información en este tipo de chip nunca puede ser modificada. Las etiquetas WORM pueden tener un número de serie que se les escribe una sola vez, y esa información no puede ser sobrescrita.

¿Cuál es la diferencia entre las etiquetas pasivas y las etiquetas activas?

Las etiquetas de RFID activas están provistas de un transmisor y una fuente de energía propia (generalmente una batería). La fuente de energía se utiliza para hacer funcionar los circuitos del microchip y para emitir la señal a un lector (de la misma manera en que un teléfono celular transmite señales a una estación base). Las etiquetas pasivas no incluyen una batería. Este tipo de etiqueta obtiene energía del lector, que emite ondas electromagnéticas que inducen una corriente en la antena de la etiqueta. Las etiquetas semipasivas emplean una batería para hacer funcionar los circuitos del microchip, pero se comunican obteniendo energía del lector. Las etiquetas activas y semipasivas son útiles para realizar el seguimiento o rastreo de objetos de alto valor que deben ser escaneados a largas distancias, como ser los vagones de ferrocarril o contenedores marítimos , o para aplicaciones en las que se requieran largas distancias de lectura combinadas con altas velocidades de circulación de los objetos, tales como el telepeaje. Las etiquetas activas o semipasivas cuestan más que las etiquetas pasivas, lo que significa que no se las puede usar en objetos de bajo costo. 

¿Cuál es la distancia de lectura de una típica etiqueta de RFID?

No existe lo que se pueda denominar una etiqueta "típica" de RFID y el ámbito de lectura depende de que si la etiqueta es una etiqueta activa o pasiva. Las etiquetas activas emiten una señal, de manera tal, que tienen un ámbito de lectura mucho mayor- de 10 a 100 metros- que las etiquetas pasivas. La distancia de lectura de las etiquetas pasivas depende de varios factores, entre ellos: la frecuencia de operación, la potencia de radiación del lector, la interferencia de otros dispositivos de RF, y otros factores similares. Por lo general, las etiquetas de baja frecuencia se leen a distancias de centímetros, las de alta frecuencia se leen a distancias de 1 metro y las etiquetas de UHF se leen a distancias de 3 a 6 metros. Los lectores provistos de antenas agrupadas en fase, aumentan el ámbito de lectura de las etiquetas pasivas hasta los 20 metros o más.

¿Qué es la colisión de etiquetas?

La colisión de etiquetas ocurre cuando más de un transpondedor retransmite una señal al mismo tiempo, haciendo que el lector se confunda. Las normas estandarizadas de interfaz de protocolos de aire diferentes (y los diferentes sistemas patentados) emplean diferentes técnicas para que las etiquetas respondan al lector una a la vez. Esto implica el uso de algoritmos que "singularizan" las etiquetas. Puesto que cada etiqueta puede ser leída en milisegundos, da la apariencia de que todas las etiquetas están siendo leídas de manera simultánea.

¿Qué es la "energy harvesting" (cosecha o recogida de energía)?

La mayor parte de las etiquetas pasivas de RFID simplemente retransmiten las ondas provenientes del lector. La cosecha de energía es una técnica mediante la cual, la energía proveniente del lector es recogida por la etiqueta, que la almacena por un periodo corto y luego es retransmitida de vuelta al lector.

¿Qué es una etiqueta de RFID sin chip?

"RFID Sin Chip" es un término genérico para sistemas que utilizan la energía de la RF para comunicar la información, pero que no almacenan un número de serie en el microchip de silicio del transpondedor. Algunas etiquetas con chip, utilizan conductores de plástico o de polímeros en vez de microchipsde silicio. El caso más sencillo  y habitual son las etiquetas antirrobo. Otras etiquetas sin chip emplean materiales que reflejan una parte de las ondas de radio que se les transmite. Un ordenador toma una fotografía instantánea de las ondas reflejadas y las utiliza como una huella digital para identificar el objeto que viene con la etiqueta. Se está experimentando con integrar fibras reflectoras de RF en el papel para impedir el fotocopiado no autorizado de ciertos documentos. Existen tintas capaces de reflejar las ondas de radio en determinadas frecuencias, lo que permite, por ejemplo, que los granjeros hagan un tatuaje con un transpondedor sin chip a un animal con fines de identificación del mismo.

He escuchado que la RFID no funciona cerca al metal o al agua. ¿Quiere decir esto que no podré usar la RFID para hacer el seguimiento de productos enlatados o de productos líquidos?

Las etiquetas de baja y alta frecuencia funcionan mejor con productos con agua y metal. De hecho, existen aplicaciones en los que se incorporan etiquetas de RFID en las partes metálicas de automóviles para hacerles seguimiento o rastrearlas. Las ondas de radio rebotan en los metales y son absorbidas por el agua en las frecuencias ultra altas. Eso hace que el seguimiento de productos metálicos o de productos con alto contenido de agua sea complicado. Sin embargo, en años recientes, se han desarrollado etiquetas especiales de UHF diseñadas para evitar estos problemas. Así mismo, existen modos de etiquetar productos metálicos o con contenido de agua para asegurar tasas de lectura confiables.

¿Qué es la colisión de lectores?

Uno de los problemas con los sistemas de RFID—en especial con los sistemas de mayor alcance de UHF—es que la señal de uno de los lectores puede interferir con la señal de otro lector cuando se sobreponen sus áreas de cobertura. A esta situación se la denomina colisión de lectores. Los lectores pueden usar blindajes, pero esto complica su instalación y los hace más caros. Las normas estandarizadas de la Gen 2 EPC incluyen algo que se denomina modo de "lector denso" para evitar la colisión de lectores.

¿Qué es el modo de "lector denso"?

Este es una modalidad de operación que previene que los lectores que cumplen con las normas estandarizadas de la Gen 2 EPC, interfieran entre sí cuando muchos de estos lectores se utilizan ubicándolos de manera cercana el uno del otro. Los lectores saltan entre los canales dentro de cierto rango del espectro de la frecuencia (en los Estados Unidos pueden saltar entre los 902 MHz y los 928 MHz) y puede ser necesario que tengan que captar una señal antes de poder usar un canal. Si "escuchan" que otro lector está usando ese canal, saltan a otro canal para evitar interferir con el lector que está usando ese canal.

¿Cuánto cuesta en la actualidad una etiqueta de RFID?

Los precios se establecen según el volumen, la cantidad de memoria de la etiqueta y el empaquetado del tag (ya sea que esté insertado en una caja plástica o incorporado a una etiqueta , como ejemplos), si el tag es activo o pasivo y muchos otros aspectos. Por lo general y en promedio, las etiquetas activas cuestan desde los 20 Euros hacia arriba. Una tag pasivo EPC de 96 bits (un chip con antena incorporada en un sustrato) cuesta desde 6 hasta 15 céntimos. Si la etiqueta se encuentra incorporada en una etiqueta de transferencia térmica en la que las empresas pueden imprimir un código de barras, el precio sube a 15 céntimos o más, en función del tamaño de la eiqueta. Los tags de frecuencia alta y baja tienden a ser un poco más caros, sobre todo por el tipo de encapsulado con el que se usan.

¿Cuánto cuestan actualmente los lectores de RFID?

Depende del tipo de lector. Los lectores activos por lo general se compran como parte de un sistema completo, incluyendo las etiquetas y el software de mapeo para determinar la ubicación de las etiquetas. La mayoría de los lectores de UHF están en un rango de precios que va de los 500 a los 2000 Euros, dependiendo de las características del aparato. Además a veces hay que comprar las antenas y sus cables por separado.  Las antenas est´´an en el orden de los 200 Euros. El precio de los lectores de UHF ha ido bajando conforme se ha incrementado su uso. El precio de los receptores de baja y alta frecuencia varía según varios factores. Un modelo de lector de baja frecuencia  o de alta frecuencia puede costar menos de 100 Euros, además, en el caso de los tags de alta frecuencia, pueden ser tratados con dispositivos que incorporen NFC.

¿Cuál es el precio de un sistema completo y funcional de RFID?

El costo depende del tipo de aplicación, el tamaño de la instalación, el tipo de sistema y muchos otros factores, así que no es posible odar una estimación. Además de los costos de las etiquetas y del lector, las empresas pueden optar por adquirir un programa intermedio para filtrar la información de la RFID. Es posible que tengan que contratar los servicios de un integrador de sistemas y actualizar las aplicaciones de la empresa, como por ejemplo el sistema de gestión de almacenes (SGA o WMS). Es posible que también tengan que actualizar y mejorar las redes al interior de sus instalaciones. Tendrán, así mismo, que pagar por la instalación de los lectores. No solamente que instalar físicamente los equipos,sino que también se requiere llevar hasta sus emplazamientos energía eléctrica y conectarlos a las redes locales de la empresa. Cada uno de estos factores es distinto para cada instalación, dependiendo de la aplicación y del entorno en el que se encuentra.

¿Existen normas estandarizadas para la RFID?

Sí, así es. La Organización Internacional para la Estandarización (ISO) ha estado estableciendo normas estandarizadas para la RFID hace más de 20 años. La ISO 15693 y la ISO 14443 son normas estandarizadas de HF bien establecidas. Las normas estándar de la Gen 2 EPCglobal se han adoptado como un estándar mundial (ISO 18000-6C) y la ISO 18000-7 son norma internacional estandarizada para las etiquetas activas que funcionan en los 433 MHz.

¿Qué es la Gen 2 EPC?

La Gen 2 es el nombre abreviado de segunda generación del protocolo de la interfaz aérea (el lenguaje que usan las etiquetas y los lectores para comunicarse). Fue diseñada para funcionar internacionalmente y tiene otras características como ser el funcionamiento en modo de lectura densa que impide que un lector interfiera con otro, cuando ambos se usan próximos el uno del otro.

¿Qué es la diferencia entre ISO y EPC?

El Código Electrónico de Producto es una norma estandarizada creada por EPCglobal, diseñada como un estándar global para ser empleado en muchas industrias. En el mes de julio del año 2006, se aprobó el protocolo Gen 2 EPC y fue adoptado por la Organización Internacional para la Estandarización como la norma estándar ISO 18000-6C. La ISO ha establecido muchos estándares para la RFID que tratan tanto con el protocolo de la interfaz aérea y las aplicaciones de la RFID. La EPC trata más que simplemente la manera en que las etiquetas y los lectores se comunican. La organización EPCglobal ha creado una serie de normas para establecer la manera en que la información EPC se comparte entre empresas y otras organizaciones.

¿Qué es la ISO 18000-6?

La ISO 18000-6 es una norma estándar internacional que establece el modo en que las etiquetas y los lectores se comunican en el espectro de  UHF. Actualmente existen tres versiones: la 18000-6A, 18000-6B y la 18000-6C. De estas tres, la 18000-6C es la que comúnmente más se utiliza.

¿Por qué es la EPC Gen2 importante?

La EPC Gen 2 se diseñó para trabajar internacionalmente y tiene otras cualidades que son importantes, pero el verdadero beneficio de la Gen 2 es que funciona en cualquier parte del mundo y que los fabricantes más importantes de microchips y etiquetas se han alineado dentro de sus normas.

¿Qué es la norma estándar EPCIS?

EPCIS (el Servicio de Información de Códigos de Productos Electrónicos) es una especificación para una norma estándar para el acceso a información relacionada con la EPC. Los Códigos de Producto Electrónico permiten que haya números de serie únicos para cada item, lo que permite que las empresas puedan realizar el seguimiento de manera independiente, recolectando información en tiempo real sobre cada item, como así mismo almacenar dicha información y manipularla. La EPCIS permite que los participantes en una cadena de suministro puedan compartir e intercambiar información de una manera eficiente, al ofrecer una interfaz estandarizada para los socios comerciales. El resultado es menos tiempo invertido en la integración, puesto que todas las partes intervinientes pueden usar la misma interfaz, sin importar los diferentes tipos de bases de datos que se empleen en el almacenamiento de datos.

¿Por qué es la EPCIS importante?

La EPCIS ofrece una interfaz estándar que permite que las empresas de diversas industrias realicen el seguimiento y rastreo, la detección de desvíos, y la autentificación de productos. Esto ofrece una alternativa a precio más bajo que la de múltiples interfaces, específicas a cada socio participante, sin la necesidad de tener que realizar una implementación para cada usuario. La seguridad es un concepto central de la EPCIS, debido a que los socios comerciales conservan la propiedad de su propia información, con cada uno de los socios moviendo o compartiendo la información a demanda. La EPCIS se asocia fácilmente a las aplicaciones empresariales existentes, y los socios que construyen sus propias soluciones pueden co-operar con lo que cada uno ofrece. Los beneficios incluyen: reducción de mercadería fuera de existencia, mejora en la realización de las promociones, detección de las falsificaciones, detección de los desvíos, comprobantes electrónicos de las entregas, seguridad y disponibilidad de los productos.

¿Qué es el Código Electrónico de Producto?

El Código Electrónico de Producto (EPC) fue desarrollado como sucesor eventual del código de barras. El objetivo era crear un método de bajo costo para realizar el seguimiento y rastreo de productos utilizando la tecnología de la RFID. El beneficio de la RFID es que no requiere uvisión directa de la etiqueta, lo que se traduce en que los productos puedan ser escaneados en sus embalajes y sin necesitar que sean personas las que hagan el escaneo de los objetos. Las etiquetas EPC se diseñaron para identificar cada item fabricado, a diferencia de solamente el fabricante y la referencia, como lo hacen los códigos de barra EAN13 en la actualidad.

¿Cómo funciona el EPC?

El EPC es una serie de números y letras, que consta de un encabezado y de tres compartimentos de información. El primer compartimento identifica al fabricante. El segundo identifica el tipo de producto y el tercero es el número de serie particular para el producto. Al separar la información en compartimentos, los lectores pueden buscar objetos que tienen un código de fabricante en particular o código de producto. Se puede también programar a los lectores para que busquen EPCs con el mismo código de fabricante y de producto, pero que presenten números únicos con cierta secuencia. Esto por ejemplo, hace que sea posible encontrar rápidamente productos que se aproximan a su fecha de caducidad, o encontrar productos que deben ser retirados.

¿Por qué es importante la tecnología EPC?

La tecnología EPC podría mejorar de manera impresionante la eficiencia al interior de la cadena de suministro. La visión es crear la casi perfecta visibilidad de la cadena de suministr , es decir realizar el seguimiento de cada item en cualquier lugar de la cadena de suministro con seguridad y en tiempo real. La RFID puede reducir significativamente los errores humanos. En vez de introducir la información mediante teclado a la base de datos, o de escanear el código de barras equivocado, los artículos comunicarán la información directamente a los sistemas de inventario. Lectores instalados en las fábricas, en los centros de distribución, en los almacenes y en los estantes de las tiendas registrarán de manera automática el movimiento de los productos desde la línea de producción hasta el consumidor.

¿Es la tecnología EPC solamente para uso de bienes de consumo?

La perspectiva original para la tecnología EPC era su uso en todo tipo de productos, no solamente en productos de consumo. Con un solo esquema de numeración se facilitaría el seguimiento de los productos no solamente al interior de una industria, sino, que permitiría hacerlo entre distintas industrias. Pero muchas industrias poseen sus propios sistemas de codificación, y la organización EPCglobal ha desarrollado una "maquina de traducción", que es un software que convierte los EPCs en códigos específicos de cada industria y viceversa. Muchas industrias están adoptando la tecnología EPC, incluyendo las industrias del textil, defensa, informática, electrónica y productos farmacéuticos.

¿Cómo puede una empresa realizar el seguimiento y rastreo de artículos usando los EPCs?

Las empresas necesitan crear una red de lectores de RFID. Por ejemplo en los almacenes podría haber lectores alrededor de las puertas, en un puesto de carga, y en cada nave. Con la llegada de una plataforma con mercancías, el lector instalado en el punto de carga registra su matrícula particular. Los ordenadores revisarían lo que es el producto en una base de datos en la cual la identificación de la etiqueta se encuentra vinculada con un producto específico, caja, lote o plataforma. Los sistemas de inventarios reciben una alerta sobre la llegada. Cuando se coloca la plataforma en la nave A, ese lector envía una señal que guarda el artículo 1-2345-67890 en la nave A.

¿Cómo se sabe lo que es el artículo 1-2345-67890?

El EPC por sí mismo no ofrece mayor información sobre algún producto que la que ofrece la matrícula de un coche . Los ordenadores necesitan una manera de asociar el EPC con la información almacenada en otro lugar sobre el artículo en particular. Para ayudar a que los ordenadores encuentren y comprendan la información sobre un producto, la empresa EPCglobal creó el Sistema de Información Sobre Productos Electrónicos (EPCIS) que utiliza Internet para permitir que las empresas revisen información asociada con cada artículo que se almacena en bases de datos seguras.

TweetFollow @IndTsf